Buenos modales en redes sociales

OneLook_Etiqueta-Protocolo-redes-sociales

Las personas, desde muy pequeñas, estamos preparadas para convivir en sociedad a través de unas normas, generalmente no escritas, que se agrupan bajo el epígrafe “educación”, “modales” o cómo queramos llamarlo.

Sin embargo, la aparición de las Redes Sociales, una especie de “sociedad digital”, ha sido tan disruptiva que no ha permitido que se difundan esas normas no escritas que facilitan la convivencia en sociedad. Muchos de nosotros no estamos preparados para convivir en las redes sociales simplemente porque no nos han enseñado las reglas de convivencia y generalmente las aprendemos a golpes.

En este post queremos compartir una serie de reglas que denotan “buenos modales” en las redes sociales. Considerando que Twitter es posiblemente la red con más “normas no escritas”, nos centraremos en ella, entendiendo que gran parte son aplicables al resto de redes.

  1. Sobre la publicación de contenidos.

En Twitter se comparten conocimientos que creemos que pueden ser de interés para nuestro público. ¿Le interesa a nuestro público que vayamos al baño? Seguramente no.

A la hora de publicar contenidos es recomendable ser lo más natural posible y hablar con conocimiento de causa: las redes sociales no van de lo que decimos de nosotros mismos, sino de lo que el resto dice de nosotros y si el resto detecta que no sabes, te lo harán saber; A ti y a todos tus/sus seguidores.

Como última recomendación en cuanto a los contenidos, intentemos ser humildes. Aquellos que tratan de colocar sus opiniones sobre el resto son más proclives a tener problemas en esta sociedad digital viagra belgique ordonnance.

  1. Sobre las menciones

En Twitter, el manejo de las menciones es fundamental, sin embargo en muchas ocasiones no se utilizan  correctamente.

La primera norma es no mencionarse a uno mismo. Primero porque no tiene sentido funcional y segundo parece indicar que lo que publicas no interesa a nadie.

En ocasiones, el objetivo de mencionar a alguien es porque crees que el contenido puede interesarle a ese alguien. Para ello se utiliza el “cc” y tras ello la mención del usuario. Evita hacerlo de forma sistemática ya que puede resultar pesado.

El otro objetivo es indicar que el contenido es de otra persona. No hay nada peor en redes que apropiarse de contenido de terceros y si alguien se da cuenta no dudará en denunciarlo. Siempre que compartáis un contenido de un tercero hacedlo vía RT (retuit) o añadid al final del tweet “vía”, “de” o “visto en” seguido del usuario. A veces, se realiza un RT de un RT. La norma es intentar incluir siempre la fuente original, aunque ello suponga quitar a alguno de los retuiteadores.

El tema de las menciones es peliagudo: Asegúrate de hacerlo bien. Parece algo obvio, pero si no lo haces no será notificado y puede ser considerado una manera de hablar de alguien a sus espaldas.

  1. Sobre los agradecimientos

Hay que ser agradecido y cuando alguien haga algo que consideréis que es bueno para vosotros, agradecedlo. La estrategia del “todo para mi, nada para ti” no funciona y es señal de que no tienen buenos modales.

¿Qué deberías agradecer? Un RT o una mención es susceptible de ser agradecido. Un comentario o respuesta es susceptible de ser agradecido.

Evita servicios de automatización de mensajes de agradecimiento: hace que el agradecimiento pierda todo el valor (¿Te imaginas que en tu tienda favorita al final hay un pequeño altavoz diciendo “gracias por su visita” cada vez que entras o sales?). Existen numerosas formas de agradecer:

Una sencilla mención o respuesta con “gracias por el RT” o “gracias por la mención” podría ser suficiente.

Si tu comunidad es extensa, es posible que dar las gracias por cada RT no sea lo más indicado. En esos casos es interesante hacer un #FF (Follow Friday, un poco en desuso últimamente) o bien centrarse en agradecer aquellos que hagan referencia a contenidos tuyos. Tampoco es mala idea repasar el Timeline del usuario para ver si hay algún contenido susceptible de ser RTeado.

  1. Sobre las conversaciones

El fin último de las redes sociales es conversar y que tus seguidores puedan conocerte mejor a través de esas conversaciones. Conversar no siempre significa que te den la razón y de hecho, si fuese así, sería muy aburrido.

Es de buena educación respetar las opiniones, tanto si son positivas como negativas. La norma básica en cualquier conversación es evitar enfrentamientos y ser honesto.

Nunca respondas enfadado. Relájate y tomate un café. Twitter seguirá allí dentro de diez minutos. Nunca tuitees bebido. Es una mala idea siempre.

Si antes de poner cualquier mensaje o de responder, si tenéis dudas acerca de si publicarlo, lo mejor es no publicarlo. Todo lo que escribes en una red social va a quedar asociado a tu perfil de por vida (puedes borrar un tweet, pero en estos casos, nadie sabe cómo, alguien habrá sacado un pantallazo).

En cuanto a las formas, a la hora de responder lo más adecuado es utilizar el botón “responder”. De esa forma, la conversación queda enlazada y la gente pueda seguir el hilo de la conversación sin problemas.

Últimamente, desde que twitter incluyó la pestaña de tweets y respuestas, está de moda añadir un punto al principio de la respuesta. De esa forma, el “tweet” queda recogido en la pestaña de tweets, potencialmente más visible. Desde nuestro punto de vista, pese a que no es una falta de protocolo, esto no es recomendable “como norma general” ya que hace que se pierda el hilo de la conversación.

  1. Sobre el uso de mayúsculas

Escribir en mayúsculas en las redes sociales -y en cualquier medio digital en general- equivale a gritar. Si no estás gritando, no escribas en mayúsculas. Así de simple.

Sin embargo, las opciones de formato de las redes son muy limitadas, casi nulas, y las mayúsculas pueden ser una buena herramienta para DESTACAR una parte del mensaje a modo de “negrita”. En cualquier caso, intenta moderar su uso y utilízalas sólo en palabras que quieras destacar de manera especial.

  1. Sobre las erratas

Parece que es obvio, pero siempre pasa el corrector en tus contenidos antes de publicar y léelo tres veces. Esto es especialmente relevante si publicas desde un móvil en el que el teclado predictivo entra en juego.

Si, pese a haber pasado el corrector y haber repasado el tweet, se cuela una incómoda falta de ortografía, no dudes en borrarlo lo antes posible: no rectificarlo rápidamente creo que es un error aún peor. El botón “borrar” existe y además funciona.

Si el tweet ya lleva algo de tiempo y ha generado interacción, al menos hazte una respuesta a ti mismo indicando que te has dado cuenta del error.

  1. Sobre los 140 caracteres

La gracia de Twitter es que tiene una limitación de 140 caracteres. Es el reto al que todos los tuiteros nos enfrentamos cada vez que publicamos. Si necesitas más de 140 caracteres para decir algo, no utilices Twitter. ¿Qué parte de 140 caracteres no entiendes?

Pese a que existen herramientas para alargar artificialmente el contenido de un tweet como Twitlonger, resulta molesto para los puristas el uso de estos sistemas y suelen quejarse o peor,  puede dejar de leer tu contenido.

En esos casos, puede ser una buena opción contar con un espacio de reflexión como puede ser un blog en el que explayarte en tus opiniones superando los 140 caracteres y utilizar twitter para lo que es: difundirloy dirigir tráfico hacia él.

  1. Sobre las abreviaturas

Muchas veces nos vemos tentados en lugar de buscar una forma más corta de decir lo mismo, utilizar abreviaturas de las palabras para ajustarnos a los 140 caracteres. Sin embargo, no es bueno utilizarlas en exceso ya que puede hacer que nadie entienda lo que queremos decir.

Las más comunes y que sí se pueden utilizar porque todo el mundo las entenderá son las siguientes:

  • “+1” para “apoyar”
  • “/bre” para “sobre”
  • “q” para “que”
  • “xa” para “para”
  • “xq” para “porque”
  • “IMO” para “en mi opinión”
  • “LOL” para “reírse”
  • “OMG” para “Oh Dios Mío”

En cualquier caso, no abusemos de las abreviaturas.

También es bueno para facilitar el entendimiento de los mensajes utilizar emoticonos indicando, por ejemplo, que el comentario es sarcástico o burlón.

  1. Sobre el spam

Las redes sociales son una buena vía de comunicación con posibles clientes, pero usualmente son  malinterpretadas como un canal de venta al uso. Unos cuantos tips sobre los buenos modales en este tema:

Indicar de vez en cuando a qué nos dedicamos en nuestros perfiles está bien. Hacerlo cada vez que publicamos algo es considerado spam: ya se a qué te dedicas; esfuérzate en darme razones para contratarte.

Enviar mensajes directos comerciales u ofertas a nuestros seguidores sin que nos lo hayan pedido es spam.

Enviar un mensaje automatizado por DM a los nuevos seguidores cuando empiezan a seguirte es spam y una manera horrible de empezar una relación.

Utilizar tweets consecutivos y/o repetitivos para “okupar” el timeline de nuestros seguidores y que te vean es SPAM.

  1. Sobre la confusión

Escribir mensajes coherentes en tan pocos caracteres ya es suficientemente complicado. Si además, enviamos tweets intencionadamente que puedan llevar a engaño a tus seguidores el problema se acrecienta. No hay nada peorpara un tuitero que leer un tweet interesante y comprobar que el enlace te lleva a un contenido totalmente distinto.

Esperamos que este contenido os haya sido útil y que practiquéis estos buenos modales la próxima vez que publiquéis. Por supuesto este es un pequeño compendio y en los comentarios podéis dejarnos más normas o casos.

Este post ha sido elaborado por Carlos Jiménez, Socio fundador de Creativos Prácticos España

Pin It on Pinterest